miércoles, 26 de octubre de 2011

Llamados a dar fruto

Es muy importante que como pueblo de Dios entendamos la necesidad de que demos frutos dignos de arrepentimiento, es decir luego de nuestro tiempo de arrepentimiento las personas deben de empezar a tomar de nosotros cosas de las cuales alimentarse, los que están a nuestro alrededor, primero, y luego entender de que la manifestación de Dios para su pueblo es en nosotros, pero a través de nosotros.

La característica numero 1 de que somos pueblo de Dios es que en nosotros como consecuencia de nuestro arrepentimiento, y acercamiento con Dios es que empezamos a ser personas productivas, nos debemos convertir en un instrumento para que la visión del Señor, que es que la mayor cantidad de almas sean vueltas a Dios , debemos convertirnos en personas que produzcamos o contribuyamos a la salvación de las almas.
En Génesis
• Gen 1:27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.(D)

Gen 1:28 Y los bendijo Dios,(E) y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.

Luego en Mateo

Mat 3:10 Y ya también el hacha está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado en el fuego.(G)

Estos dos versículos de la palabra nos indican que como pueblo de Dios el dar fruto es una obligación, necesitamos empezar a mirar la palabra de Dios como la determinación de Dios para nuestra vidas, y no como algo opcional a lo que podamos escoger en el momento en que nos de la gana, dar buen fruto no es opcional , es un mandato.

• Gen 1:11 Después dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla; árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla esté en él, sobre la tierra. Y fue así.
Kadosh Israelita Mesianica.
• Gen 1:11 Elohim dijo: "Produzca la tierra hierba que lleve zera de su tipo y de su semejanza, y árboles de fruta, cada uno produciendo su propia zera que lleve fruto en la tierra"; y así es como fue.
• Gen 1:12 La tierra produjo hierba que produjo su propia zera de su tipo y de su semejanza, y árboles produciendo su propia fruta que lleva zera de su tipo sobre la tierra; y Elohim vio que era bueno.

Entre la ordenanza de Dios para la creación esta el que debemos dar fruto, según la semilla que este en nosotros, como pueblo de Dios debemos entender de que vamos a reflejar lo que nos mande el gen espiritual dominante que este en nosotros,

Semilla , en el original hebreo es zera, zera, proviene o también se utiliza para describir o referirse al semen del varón que es depositado en la mujer para que l ovulo sea fertilizado, por lo tanto debemos entender que nuestro fruto es según la zera que predomine en nosotros, el tipo de sangre en la concepción lo determina el hombre, es por esto que cuando María concibió, la sangre que tendría el Mesías, Jesús, provino del Espíritu Santo, para que su sangre no viniera contaminada.

Si aun no hemos cortado con la influencia de la sangre contaminada de mis padres, no podremos dar fruto como la palabra nos lo manda,
( Ministración cortando las maldiciones de nuestro padre).


• Rom 11:24 Porque si tú fuiste cortado del que por naturaleza es olivo silvestre, y contra naturaleza fuiste injertado en el buen olivo, ¿cuánto más éstos, que son las ramas naturales, serán injertados en su propio olivo?

Romanos 11:24 Debemos entender que en el momento en que aceptamos a Cristo en nuestro corazón, somos cortados de nuestra vieja naturaleza pecadora, que ya debemos de dejar de alimentarnos de esa raíz pecadora , y de ese alimento de pecado , del mundo, que hemos sido desligaos por completo, que debe de haber una separación total de nuestra vieja raíz.

Injertos del olivo. En la parte occidental del Asia el olivo a menudo crece silvestre, y así cuando los árboles son cultivados tienen que injertarlos. Un injerto de un olivo cultivado se inserta en un tallo del olivo silvestre, luego se corta éste cerca de la tierra, y parte inferior viene a convertirse en raíz y es el alimentador de parte insertada en el tronco. Este es el proceso de injertar acostumbrado.

• También debemos entender que hemos sido concebidos espiritualmente en contra de lo natural, lo natural en nosotros nos decía que por nuestra naturaleza pecadora nuestro destino era la muerte, pero debemos entender que en el momento en que aceptamos a Cristo en nuestro corazón y tenemos en nosotros la capacidad de ir en contra de los natural, en Cristo lo natural para nosotros no nos puede limitar para crecer y dar frutos, lo natural para nosotros no debería de representar problema alguno, que las costumbres no nos pueden limitar para crecer y dar fruto abundante, fruto provechoso.

• Parte de la genética o del fruto que debiéramos mostrar en el momento en que somos engendrados espiritualmente por el espíritu santo es la manifestación del DAR, la máxima manifestación del Dios para con el mundo es que se dio asi mismo, dio lo mas valioso que podía darnos por amor, dio un ofrenda perfecta, para perdón de pecados, la máxima manifestación de Dios es la manifestación de dador, asi nosotros deberíamos dar fruto con forme a esta revelación, si tenemos la genética de Dios, entonces nos será fácil dar, por amor, por amor a las almas, por amor a los perdidos, para que el evangelio siga siendo predicado a tiempo y fuera de tiempo.

Gén 1:11 Después dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla; árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla esté en él, sobre la tierra. Y fue así.
.
• Éxo 1:12 Pero cuanto más los oprimían, tanto más se multiplicaban y crecían, de manera que los egipcios temían a los hijos de Israel-

Como pueblo de Dios tenemos que entender que tenemos la capacidad de crecer indistintamente de las circunstancias, esa es parte de nuestra génetica espiritual , el poder dar fruto en las condiciones más difíciles o adversas, este crecimiento además va a dar temor al enemigo, eso es lo que el teme de nosotros.




• Rom 11:17 Pues si algunas de las ramas fueron desgajadas, y tú, siendo olivo silvestre, has sido injertado en lugar de ellas, y has sido hecho participante de la raíz y de la rica savia del olivo,
Romanos 11:17 Nuestras nueva condición nos hace participantes de la nueva raíz y de la savia, participante quiere decir que tenemos parte , que nos corresponde a nosotros también . La raíz simboliza a los patriarcas de la nación judía, pero no solo ellos si no de los pactos y promesas hechas a los patriadas a las cuales tenemos acceso por medio de Cristo, cada una de la promesas hechas a Abraham (Génesis 12, Isaac y Jacob son nuestras, esto mas la fidelidad que el Padre Dios tubo con cada uno de ellos.

Abraham: Pacto de poder tener descendencia, es decir de poder dar fruto, de hacernos grandes de ensanchar nuestros horizontes, pacto de bendición para nosotros y de ser bendición para los demás.

Moisés: Pacto de libertad de la opresión, de respuesta por parte de Dios, pacto de conquista de nuevas tierras, tierras productivas.

David: Pacto de misericordia y de gobierno, de establecimiento eterno.

• Algo que debemos tomar en cuenta es que accesamos a estos pactos por medio de que dedicamos o consagramos oficialmente nuestra vida al Señor,

Col 2:6 Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él;

Recibir quiere decir que aceptamos las condiciones plenas de Dios , Señor, es Adom, que El es nuestro amo por completo.

Lev 27:28 Pero no se venderá ni se rescatará ninguna cosa consagrada , que alguno hubiere dedicado a Jehová; de todo lo que tuviere, de hombres y animales, y de las tierras de su posesión, todo lo consagrado(A) será cosa santísima para Jehová.

Pero debemos tener cuidado cuando dedicamos o consagramos, u ofrecems nuestra vida, cuando aceptamos a Cristo como nuestro único y suficiente salvador, pues en levítico la palabra nos dice que lo que es dedicado a Dios será cosa santísima para Dios, esto quiere decir;

Este versículo trata de una consagración especial llamada jérem – חרם – que no es el mismo tipo de consagración que se ha tratado en pasajes anteriores.
Jérem es mucho más fuerte que una consagración. Cuando uno entrega algo al Eterno en calidad de jérem no podrá ser redimido, es decir no puede ser comprado de vuelta. La palabra viene de la raíz jaram – חרם – que significa clausurar.
Todas las manifestaciones del pacto de Dios con los que determinan buscarle se verán plenamente cuando , caminamos en el entendimiento de lo santo que debe ser para nosotros cuando consagramos o damos nuestra vida a Dios, cuando nos comprometemos con Dios, cuando ponemos delante de Dios nuestra vida, nuestra economía, nuestra familia, todo nuestro ser debemos entender que eso ya queda clausurado para nosotros decidir sobre aquello, si deseamos ver el fruto en nuestras vidas como la palabra de Dios lo manda entonces necesitamos también nosotros entrar en un tiempo de pacto, de compromiso de dedicación, para con Dios!!!


Pastor Mauricio Mata Jimemez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada